dilluns, 17 de desembre de 2012

Hilando

Se amontonan sentimientos
que estaban cobijados
deseando resurgir...
 
Se protegen ovillados
como hilos en la mente,
para poder tejer
todo un manto lentamente...
 
A veces no es suficiente
tener todo el material,
aunque el hilo sea de seda
entre las manos más bellas.
 
No es que no sepas tejer,
ni que no lo desees hacer,
es que todo es tan nuevo
que parece un renacer...
Quizás debas aprender
de nuevo a acariciar
las telas que te cubren
que desean volverte a amar...
 
Recuerda que son carícias
que sólo quieren sanar,
las heridas que dejaron
los tejidos desgarrados.
 
Ahora debes lograr
de nuevo poder hilar
las telas que te arropen
cuanto quieras desear.
 
No se tratará de trapos...
ni vestidos arañados.
Serán finas mantillas
que cubriran tus encantos,
que podrán acariciar
sentimientos encontrados,
para que cuando quieran resurgir
lo hagan sin sufrir...
para que puedan rebrotar
sin temor a lucir...










Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada